Cómo invertir

Invertir es una profesión.  Por lo tanto, no es fácil y no se aprende en un día, pero haremos nuestro mejor esfuerzo para que aprendas rápidamente lo fundamental. 

Con el 20% del conocimiento en inversiones ya puedes realizar el 80% de resultados.  Nosotros nos encargamos de explicarte este 20% de contenido útil y dejar el resto para cuando ya seas un experto.

Además del contenido más importante para saber cómo invertir, compartiremos muchas operaciones reales para que puedas poner tus nuevos conocimientos en práctica.

Invertir es el paso clave para llegar a la libertad financiera, pero antes asegúrate de tener los pasos anteriores controlados:

  1. Ingresa más de lo que gastas
  2. Gestiona bien tu ahorro

Si ya dominas los 2 primeros pasos, deberías tener a tu disposición 2 ahorros diferenciados:

  • Un ahorro de seguridad que debe cubrir de 2 a 6 meses de gastos y estará rindiendo a tipos bajos ya que debe estar siempre disponible.
  • Un ahorro extra preparado para ser invertido. Este es el principio de tu libertad financiera.  

Con el ahorro sobrante, es momento de afrontar el último paso: Invertir Conscientemente.

¿Dónde debo invertir?


Existen múltiples inversiones o formas de invertir que están de moda:

  • Criptomonedas
  • ETFs
  • REITs
  • Divisas
  • Crowdlending
  • Trading
  • Copytrading
  • Dividendos
  • Inversión pasiva

Y un largo etcétera del cuál hablaremos más adelante, pero no todas son igual de interesantes.

Nuestro objetivo es quitar del medio todas aquellas inversiones peligrosas y focalizarnos en las óptimas a nivel rentabilidad, riesgo y tiempo de dedicación. De este modo, las probabilidades de obtener buenas rentabilidades incrementa desde incluso antes de invertir.

 

¿Qué inversiones recomendamos?

Siempre que hagas esta pregunta a un experto en inversiones, la respuesta que te dará es la misma:

La inversión ideal no es la misma para dos inversores. Cada cual tiene su tolerancia al riesgo así como situaciones personales diferentes.

Esta frase es cierta, ¡pero te deja con más dudas que antes! 

Queremos salir del tópico y decirte que la mejor inversión es aquella que te otorga un mayor retorno con el mínimo tiempo de dedicación y el mínimo riesgo. 

Tras probar muchas inversiones, podemos decirte que hay algunas inversiones objetivamente mejores que otras.

 

La primera inversión

Invertir no es un juego. Implica riesgos y beneficios. Del mismo modo que el primer día que conduces un coche lo haces lentamente, en tu primera inversión es mejor hacer lo mismo.

Si empiezas, te recomendamos usar eToro.  No cobra comisiones, tiene todos los activos posibles y es fácil de usar.

Los primeros ahorros que inviertas NO deben ir destinados a hacerte rico de golpe. Deben ir destinados a generar más ingresos de forma segura.

Para ello es interesante empezar invirtiendo a largo plazo en un índice ampliamente diversificado como el SP500 (500 empresas de USA) o mejor, un índice mundial como el MSCI World (miles de empresas de todos los países). Puedes aprender más en nuestro apartado de inversiones a largo plazo.

Si ya dispones de experiencia en las inversiones, quizá es momento de apretar un poco más el acelerador y entrar en la autopista.  

Aunque hablamos de muchos tipos de inversiones, nuestra especialidad y máxima recomendación es la bolsa a medio plazo y es ahí donde tenemos nuestro foco.  Buscamos lo que llamamos “edges” o ventajas del mercado.  

 

¿Por qué nos gusta tanto la bolsa a medio plazo?

Aunque las noticias y los periódicas se encargan de pintar la bolsa como algo muy arriesgado, en realidad no lo es tanto si sabes que estás haciendo.  

Perder todo el dinero invertido en bolsa es complicado si inviertes con un mínimo de sentido común.  

En otras inversiones como el crowdlending, puedes perder el 100% del capital fácilmente por culpa del inmenso riesgo de crédito que asumes con la start-up (Un claro ejemplo en España ha sido comunitae). Pero eso, nadie te lo cuenta.

Cómo invertimos en bolsa

No invertimos como los demás.

  • No vamos a meter un rollo de 15 páginas llenas de asumpciones para darte un precio objetivo de una acción que no sirve para ganar dinero.
  • No vamos a comprar y esperar.
  • No vamos a soportar pérdidas que no entran en nuestros planes.
  • Solo operamos si podemos ganar más de lo arriesgado.
  • Invertimos en acciones e índices de altísima calidad cuando compramos.  Si vendemos, nos da igual el subyacente.  Si vemos oportunidad operamos en materias primas, criptomonedas y cualquier otro activo que presente una CLARA oportunidad.
  • Siempre abrimos posición en el mercado con un precio de salida predeterminado, tanto si va bien como si va mal (Stop Loss y Take Profits).
  • Las operaciones duran entre unos pocos días y unas cuantas semanas.  Esto nos mantiene con dinero en la cuenta para no perder oportunidades.
  • Operamos en activos descorrelacionados.  Si todo el mercado americano cae, no nos pillará con más de 2 o 3 empresas compradas ahí. 

Buscamos oportunidades que duren unas semanas, donde el beneficio sea entre 2 y 5 veces mayor al riesgo asumido.  La forma en que encontramos estas oportunidades se explica mejor en el método tradefulness, pero podemos resumirlo en que buscamos momentos decisivos del mercado, donde la oferta ha acorralado la demanda en un mercado o viceversa.  

El secreto es detectar estas oportunidades y generar una estrategia de inversión a su alrededor que permita sacar provecho de las mismas.


Un ejemplo:

El EUR/USD en 2018 llevaba una macro tendencia bajista, es decir, llevaba desde 2008 bajando de precio de una forma sostenida, con altibajos, pero siempre haciendo nuevos mínimos.  Esto creó lo que llamamos un canal bajista (en azul en la imagen de más abajo). 

Ese mismo año el EURUSD se acercó a la parte alta del canal advirtiendo que los vendedores se podían hacer fuertes para parar el Rally del año 2017.  Esto, junto la coincidencia con el nivel psicológico de 1,25 daba fuerza a los bajistas para empezar a tomar el control.

Con esto, sería suficiente para pensar en vender cerca de la zona de 1,25. 

Al llegar, el precio fue incapaz de superar el 1,25 y salía rebotado rápidamente, indicando que las ventas estaban apareciendo y tras más de un año de Rally la euforia compradora ya no era la misma.  La batalla se llevó a cabo en la zona de 1,225 y 1,25 durando 4 intensos meses de subidas y bajadas. Cualquier estrategia de vender en 1,25 y comprar más barato hubiera sido muy rentable, en nuestro caso hicimos lo siguiente:

Sabiendo que al EUR/USD le encantan los precios psicológicos (fijaros en las líneas rojas como el precio siempre rebota) y que como premisa teníamos que el nivel de 1,25 era difícilmente superable, nos pusimos cortos en 1,2480 (algo menos de 1,25) con Stop holgado a 150 puntos para evitar que la volatilidad nos echara del mercado (1,2630) y un take profits justo antes del 1,20  (1,2020).  

Esto da un riesgo de 150 puntos básicos de mercado y un beneficio 3 veces superior (460 puntos).

Cómo invertir

Siempre ajustamos primero el riesgo de perder (o Stop Loss) al 2% de nuestra cuenta, por lo tanto si el beneficio es 3 veces más, podemos ganar un 6%.

Esta operación llevó 4 meses de espera, pero la rentabilidad mereció la pena.

Arriesgando solo un 2% de nuestra cuenta, ganamos un 6% en 4 meses.  Date cuenta que sigues disponiendo del 98% restante (No es exactamente así por los margins, pero tienes hueco para mucha más operativa).

Este es solo un ejemplo, tenéis muchas otras operaciones colgadas en el blog, algunas fueron bien, otras no.  

Pero nunca perdemos más de un 2% en una operación fallida.

Si quieres ver más operaciones como esta en tiempo real, subscríbete a nuestra newsletter y recibe alertas de mercado así como la mejor información sobre inversiones.
 
Invirtiendo a medio plazo conseguirás:

  1. Limitar muy bien el riesgo, cada operación no arriesga más del 2% de tu inversión.
  2. Un ratio Rentabilidad/Riesgo holgado.  (De 2 a 5 veces)
  3. Poco estrés dado que siempre tienes puntos de entrada y salida claros y estáticos.

Poca dedicación, una vez ejecutada la orden de mercado el resto va solo.

No nos gusta el corto plazo por la dedicación que requiere y no nos encaja el largo plazo en la bolsa por dar unos retornos insuficientes para nuestro objetivo. 

 

¿Qué otras inversiones recomendamos?

Además de invertir en bolsa a medio plazo (con el método tradefulness) también invertimos en:

 Criptodivisas y criptoactivos: Son activos de futuro, aunque no parecen útiles en el corto plazo pensamos que van ganando utilidad con el tiempo, especialmente los criptoactivos. Buscamos oportunidades de forma similar a como lo hacemos en la bolsa. Su volatilidad es nuestro mejor aliado para sacar buenas rentabilidades.


Invertir en ETFs o a largo plazo: Si te interesa una inversión de futuro que implique poca dedicación los ETFs son una opción a tener en cuenta. Estos instrumentos permiten emular los retornos de índices a un precio bajo y sin renunciar a sus dividendos. En nuestro artículo sobre cómo invertir a largo plazo encontrarás más información.


Invertir en REITs o SOCIMIs: Es una forma barata y diversificada de invertir en el sector inmobiliario. Una alternativa para todo aquél que esté pensando en comprar un piso para alquilarlo. Los REITs no solo invierten en viviendas de alquiler si no que también son propietarios de centros comerciales, oficinas, hoteles y un largo etcétera de inmuebles. La diversificación está garantizada.


Copytrading: Aunque con el método Tradefulness cubrimos buena parte del mercado a medio plazo, el corto plazo nos parece mejor cubrirlo mediante el Copytrading. De este modo, replicamos las mismas operaciones que traders profesionales en nuestra cuenta y nos olvidamos de la gestión que esto supone.  Muy recomendable esta web que analiza traders.


Crea tu propio negocio online: Invertir en tu propio blog o página web es sin duda uno de los negocios más rentables. Si tienes alguna habilidad especial, es momento que la compartas con el mundo. Esta habilidad puede ser literalmente cualquiera.

 

¿Qué inversiones NO recomendamos?

En general recomendamos NO invertir en aquello que no entiendas.

Cuidado porque la ignorancia es muy atrevida y nos da una falsa seguridad al invertir.

Algunos ejemplos son las inversiones que hacemos por presión social y no porque entendamos que sucede en ese mercado.

  • En los 2000 todos decían que las .com no bajarían de precio y lo hicieron
  • En 2007 todos creían que los pisos no podían bajar de precio y lo hicieron
  • El oro es un activo que nunca pierde valor, y durante años lo ha hecho
  • Los tipos de interés no pueden ser negativos (escuchado en las mejores universidades) y lo han sido.
  • El petróleo no puede tener un precio negativo, y sus futuros lo han tenido.

Y así hasta el infinito. Tan pronto alguien te diga que cierta inversión siempre sube o qué tal evento nunca sucederá, ya puedes ponerle el cartel de NOVATO en la frente

Evita invertir por este tipo de creencias, nunca sale bien.

 

Esto podemos extrapolarlo a la actualidad.

Las nuevas empresas de crowdlending, crowdfunding, etc… ofrecen buenos retornos pero nadie tiene en cuenta su riesgo de crédito, es decir, que puedan hacer frente a sus propios costes. 

Ya hemos tenido casos como Comunitae que ha quebrado haciendo perder el 100% a los inversores. Otros casos como Housers donde múltiples usuarios han advertido de la manipulación de los datos como puedes leer en este foro y la incapacidad de pago que ha empezado a mostrar. 

Así que a nosotros nos parecen inversiones a evitar todas aquellas que sean start ups de este tipo. 0 garantía y retornos bajos. No compensa.

Otras inversiones que no nos parecen óptimas son la gestión activa de carteras por sus elevadas comisiones a cambio de retornos parecidos a los de cualquier índice. Existen casos concretos que si nos gustan, pero sigue siendo más óptimo tener una cartera de Índices globales diversificados.

 

Empresas que debes evitar comprar

Si quieres evitar los índices diversificados y quieres focalizar tu inversión en empresas concretas, ten en cuenta esto:

  • No compres en exceso acciones de la empresa donde trabajas. Trabajar en la compañía da una falsa sensación de control y en caso de que la empresa vaya mal pones en riesgo tus ingresos y tus ahorros
  • El sesgo de país es parecido, tenderás a comprar acciones de empresas de tu mismo país solo porque su nombre te es familiar. Eso provoca que pierdas buenas opciones en otros países.
  • Cuidado con la divisa. Cuando compras acciones de otro país es posible que lo hagas en otra divisa, esto suele incrementar los costes de compra, así como los riesgos. Es habitual que la acción suba pero al caer el valor de la divisa quedemos prácticamente a 0, sobre todo si tenemos en cuenta todas las comisiones pagadas por el camino.
  • Evita empresas en problemas. Salvo que seas un especialista en esto, pon tu dinero en empresas solventes y con futuro. O mejor, si es tu primera inversión, compra un índice global y relájate.

 

Este listado de inversiones va cambiando con el tiempo, pero siempre tiene un pilar central que lo soporta; El sentido común.

  • Invierte en aquello que entiendas
  • Diversifícate excepto si eres un profesional con una estrategia clara
  • No compres empresas o sectores con problemas estructurales. Por mucho que creas que deben mejorar
  • Compra buenas empresas en malos momentos de mercado (crisis, covid, elecciones, etc…).

Si tienes dudas, sigue nuestra guía de inversión a largo plazo y relájate.

Si quieres rentabilidad, aprende más sobre el método Tradefulness.