El método Tradefulness para invertir en Bolsa

Tras años estudiando e invirtiendo en la bolsa hemos llegado a un método que nos funciona y es adaptable.  A este método le hemos llamado Tradefulness.

Nuestro método no tiene nada que ver con los que hayas visto antes.  Nuestra visión de la bolsa es muy diferente y nos funciona:

 

Llegar hasta aquí es el fruto de muchas experiencias y dado que el método se basa en todas ellas pensamos que es muy interesante compartirlas contigo.

No solo es importante que operes adecuadamente en bolsa para conseguir tu libertad financiera, si no que entiendas el por qué de este método y no otro.

 

Nuestros inicios al invertir en bolsa

Leyendo las noticias

Como la gran mayoría, en los inicios dábamos mucha importancia a las noticias para tomar decisiones en la bolsa.  Poco a poco nos dimos cuenta que seguir las noticias no funcionaba.

¿Cómo podía ser que tras una sorpresa positiva en un indicador del PIB el mercado cayera? ¿Por qué unas medidas económicas expansivas movían el mercado un 3% a favor y luego, sin otra noticia nueva, caía un 10% en 3 días quedando peor que antes?

Entonces pensamos que era nuestro problema.

Nos decíamos: “Claro, no sabemos interpretar bien lo que sucede, será mejor hacer caso a los analistas.” Esta fue nuestra primera reflexión. Vimos que siempre había una explicación para todo, pero eso sí, a toro pasado.

 

Un analista siempre tiene la razón (pero tarde)

Aunque a veces, comprando las acciones con mejores recomendaciones, ganábamos por un tiempo, muchas veces se nos giraba en contra a largo plazo por factores que el analista ni soñaba que podían suceder.  Por ejemplo, un coronavirus, una guerra comercial, unas elecciones anticipadas, subidas de precios de materias primas, huelgas en el sector, y un largo e inimaginable etcétera de eventos.

Adivinar el futuro es misión imposible

Nos pasábamos los días haciéndonos preguntas sin respuesta.  ¿En qué momento debemos cerrar la operación?  ¿Cuan grande es la crisis que supuestamente viene?  Podíamos encontrar opiniones de todo tipo, así que sin querer terminábamos eligiendo esas que dan soporte a tu idea (alcista o bajista) y simplemente aguantábamos la posición hasta el día que la cerrabas (ganando o perdiendo).

Pero sorpresa, el día que cierras es siempre el peor.  Si estabas comprado, resulta que tras tu cierre el mercado pega un rally del 20% que no sucedía en años.  Cuando no cierras, el mercado decide caer con más furia que nunca y lastima tu cartera que tantos años ha costado crear.

¿A caso el mercado nos tiene manía? 

Llegados a este punto, nos adueñamos de la frase:

El mercado está equivocado, no puede ser que tal empresa valga tan poco” y siempre seguía una coletilla con un racional impoluto.  Pero la realidad es que seguíamos perdiendo.

Nos convertimos en ávidos lectores de libros de Buffet, Lynch, Fisher, Benjamin Graham y muchos más.

 

¡Somos Values!

¡Ahora sí!  Esto tenía mucho más sentido, solo necesitábamos comprar empresas con un margen de seguridad.  ¡Empresas infravaloradas por el mercado pero no por nuestros profundos análisis!

Ciertamente la cosa mejoró, pero cualquier índice hacía retornos similares o mejores… ¿Éramos como el mono de Malkiel que lanzaba dardos?

No lo sé, pero esta era nuestra sensación.

¿Y si usamos una cartera de gestión activa?

Tras un buen tiempo y viendo que el 80% de las carteras de gestión activa perdían respecto los índices nos dimos cuenta que simplemente existían carteras que ganaban por el sesgo de supervivencia y pocas por hacer un trabajo excepcional.

Era muy decepcionante.

 

Invertir como Warren Buffet, ¿es viable?

No es que leamos la mente… pero llegados a este punto existe una pregunta ineludible que siempre nos hacen:  “¿Y entonces cómo explicais los retornos de Buffet?”.

Buffet es un inversor excepcional en una época expansiva americana difícil de repetir.  Si te dedicas a comprar y mantener, claramente USA ha sido un mercado idílico.  Además, Buffet tiene sinergias entre empresas y saca provecho de muchas armas que un inversor retail como nosotros no tiene.

No puedes invertir como Buffet con tus ahorros.

Por ejemplo, ni tenemos suficientes acciones como para incidir en las direcciones de las empresas donde estamos invertidos, ni disponemos de los mejores analistas de M&A del mundo ni disponemos de primas de los seguros para invertir. Ciertamente Buffet ha sido ejemplar, y sus retornos han sido excepcionales, pero pongámoslo en contexto:

Desde el año 2000, Berkshire Hathaway ha ganado un 436% contra un 136% del S&P500 (índice americano de referencia).  Simplemente increíble.

Invertir en bolsa como Buffet 1

Esta maravillosa rentabilidad no ha ocurrido en los últimos 10 años, claramente la crisis financiera de 2008 descolocó a BRK que no ha vuelto a tener los mismo retornos históricos de antes, haciendo un magnífico 150% pero por debajo del 206% que ha devuelto el S&P500.

Invertir en bolsa como Buffet 2

Con esta reflexión queremos poner de manifiesto 2 cosas:

  1. No inviertas por lo que dice la gente.  Todos te dirán que Buffet es el mejor, pero ya ves que lleva 10 años donde invertir con él no es sinónimo de superar al índice de referencia.  Haz caso a las evidencias.
  2. Aunque objetivamente es el mejor inversor que ha habido nunca, incluso él sufre con los cambios de mercado y por lo tanto debemos estar siempre preparados para aprender y reinventarnos.

 

El Warren Buffet español

Un ejemplo más local lo encontramos en García Paramés, un gestor de inversiones que ha devuelto muy buenas rentabilidades con metodologías Value pero que debido a algunos errores y cambios del mercado inesperados no ha tenido la cintura para vender a tiempo siendo lastrado por importantes caídas, haciendo que muchos inversores pierdan la confianza que tantos años le costó forjar.

¿Es entonces García Paramés un mal inversor?  

En nuestra opinión no, pero cuando compras y mantienes te expones a unos riesgos inmensos de que una empresa pierda mucho valor de golpe.

En resumen, aunque existen grandísimos inversores Value ni ellos se salvan de malas épocas ni de caídas del 50%.

Esto era preocupante para nosotros, pero no nos detuvimos.  Íbamos de una decepción a otra.

Nos quedaba una bala y nos pusimos a fondo con ella.

 

¿Análisis técnico para invertir?

Nos hicimos muy fuertes en el análisis técnico pero rápidamente encontramos carencias de esta técnica. ¿qué narices es un hombro cabeza hombro?  ¡Cada analista decía una cosa distinta!

Diseñamos un algoritmo al cual le explicamos (objetivamente y con números) que era cada figura, incluidas las velas japonesas, y nos devolvió la frecuencia de ocurrencia y su significancia.

Taníamos ventajas en el mercado, pero faltaba algo más…

En algunos casos no aportaban demasiado, pero en otros eran estadísticamente buenos.  Existen estudios que han llegado con mejores metodologías a conclusiones similares, os dejamos uno.

Rápidamente vimos luz al final del túnel, ¡pero lo que no imaginábamos es que esa luz seguía muy lejos!

Aunque los patrones eran buenos, teníamos problemas con cerrar operaciones buenas demasiado pronto y aguantar las malas pensando que el patrón era infalible.  Nuestra gestión monetaria no era buena y nuestra mentalidad tampoco.

 

¡Teníamos puntos de entrada claramente ganadores y seguíamos perdiendo! ¿Cómo puede pasar algo así?

Llegados a este punto, no os engañaremos, la foto era MUY decepcionante.

No funcionó leer las noticias, hacer análisis fundamental no nos llevaba a ningún lado, los mejores inversores Value no parecía que tuvieran resultados mucho mejores a los que nos daba un índice bursátil, nosotros parecíamos el mono de Malkiel… ¿Qué podíamos hacer?

Nos dimos cuenta que en otros juegos “de azar” como las apuestas y el Poker existen profesionales que llevan años ganando y siguen llegando lejos en todos los campeonatos.  Entonces, ¿Cómo puede ser un juego de azar si siempre ganan los mismos? ¿Cómo eliminan el azar? ¿Por qué existen traders que llevan años batiendo al mercado ellos solos?

 

Gestión moentaria y mentalidad adecuada

Encontrar el punto de entrada en el mercado no es más que la punta del Iceberg de la inversión.

Para ejecutar una operación en bolsa debes saber de antemano a qué riesgo máximo te expones y que beneficios esperar sacar y por qué.  Sin estas preguntas resueltas, perderás siempre a largo plazo.

Al darnos cuenta de esto, ideamos un método que nos permita entrar en momentos donde podemos ganar mucho más de lo que arriesgamos.  Y si la operación va mal, aceptamos las pérdidas y nuestra cuenta no sufre.

Esta gestión moentaria, te permite operar en bolsa en un estado de tranquilidad (o mindfulness) y ser objetivo.  Si te dejas llevar por las emociones y las prisas, la bolsa se llevará tu dinero.

Para nosotros, existen tres patas en la estrategia para ganar en bolsa:

 

Nuestra formar de invertir en Bolsa

Tras mucho leer, aprender y practicar hemos aplicado técnicas de gestión monetaria y de “edges” o ventajas en el mercado.  Ahora entramos en momentos dulces y favorables de mercado reforzado con una gestión monetaria y una mentalidad adecuada y sostenible en el tiempo.

Resumidamente, nuestro sistema mezcla técnicas de análisis fundamental para no entrar en empresas peligrosas, técnicas de análisis técnico para buscar patrones y poner la probabilidad a favor además de técnicas de análisis del volumen de precios (parecido a Wyckoff) para determinar la fuerza real de las compras y ventas. Esta parte más técnica la completamos con una gestión monetaria simple y meticulosa acompañada de una mentalidad que nos permite aceptar pérdidas como parte de la inversión.

A este sistema de inversión le hemos llamado Tradefulness y es nuestra manera de operar en Bolsa para conseguir nuestra libertad financiera.

Si quieres saber más, subscríbete a nuestra newsletter donde compartimos información y oportunidades de mercado basadas en el método Tradefulness o lee nuestro Blog.