3 formas de invertir en Bolsa a Largo plazo

Con el método Tradefulness invertimos a medio plazo, haciendo que las operaciones duren unas semanas o meses. En este artículo nos centramos en el largo plazo y por lo tanto no buscaremos puntos de salida concretos, queremos empresas que estén años en nuestra cartera.

La inversión en bolsa a largo plazo es una de las inversiones más eficientes.  Requiere muy poco esfuerzo y ofrece unos retornos bastante estables y fiables, aunque mucho menores a los de operar en el medio plazo.

En este artículo, hablaremos de varias formas de invertir en bolsa a largo plazo para que decidas cual se ajusta mejor:

  1. Invertir y esperar
  2. Invertir recurrentemente
  3. Invertir, acumular y ampliar en buenos momentos

Cada método tiene sus ventajas, pero en cualquier caso es importante que elijas bien los mercados y diversifiques, dado que una vez invertido no vas a darle mucho seguimiento.

 

1. Invertir y esperar

El título lo dice todo. Compras un índice y esperas que de resultados. Esta inversión parte de la idea de que a nivel global siempre crecen las empresas, por lo tanto nuestra inversión también.

El índice más usado es el MSCI World index. Incluye miles de empresas de casi todos los países y por lo tanto ofrece una diversificación excelente y un crecimiento interesante.

Se puede hacer cualquier combinación con ETFs para conseguir exposición a los sectores que más nos interesen, como por ejemplo robótica, agua, gaming, renovables, farmas, inteligencia artificial, etc…

El punto débil de esta forma de invertir es que dependemos de la suerte de comprar en momentos bajos del mercado. En caso contrario nuestra rentabilidad se verá mermada.

En Tradefulness estamos pendientes para avisarte de los momentos en que el mercado está barato, subscríbite a nuestra Newsletter o sigue nuestro blog para estar al día de las oportunidades.

Otro método algo menos rentable pero que permite estar invertido a buenos precios de forma constante es invertir recurrentemente.

 

2. Invertir recurrentemente

Funciona igual que el anterior método excepto que invertimos un poco cada mes.  Es más, las compras se pueden automatizar y nos olvidamos de estar pendientes del mercado.

La idea es que a largo plazo tendremos un buen precio promedio de compra ya que habremos comprado un poco cada mes, ya sea un buen o mal momento del mercado.

Este es uno de los sistemas más automatizables y fáciles de seguir para los inversores novatos.  Con el tiempo, este sistema lleva a una evolución natural de comprar solo en los momentos buenos y reducir posiciones en mercados sobrecomprados. Esto nos lleva al tercer sistema.

 

3. Invertir, acumular y ampliar en buenos momentos

Si somos capaces de detectar buenos y malos momentos para invertir, ¿para qué vamos a comprar ciegamente cada mes?

Para ello debemos establecer niveles donde nos interesaría comprar cierto índice, puedes usar las técnicas de Tradefulness para ello.

Si el mercado no se encuentra en una zona de compra, guardamos el dinero de ese mes (lo invertimos en algo líquido) y esperamos a que mejoren las condiciones. Tras varios meses acumulando ahorros, el mercado se pondrá en la zona de compra y entonces compramos usando todo el “ahorro” que no habíamos invertido.

Este sistema nos dará un precio promedio de compra más bajo y mejores rentabilidades, pero exige más dedicación y seguimiento del mercado.

 

¿Qué sistema a largo plazo elegir?

Todos son buenos, elegir uno u otro dependerá de cuanto tiempo quieras dedicar a tus inversiones.

Lo más importante es escoger bien los índices y tener la suficiente paciencia y metodología para no tocar esta inversión en mucho tiempo.

Si necesitas el dinero de la inversión pronto, mejor céntrate en aprender el método Tradefulness de inversión a medio plazo o bien pon tu dinero en depósitos o inversiones de muy bajo riesgo.